Valoración del suelo pélvico: ¿en qué consiste? 2


Antes de comenzar cualquier tipo de tratamiento o programa de rehabilitación del suelo pélvico es muy importante hacer una primera entrevista y una valoración exhaustiva del paciente. Esto nos va a permitir saber cuales serán los objetivos que nos plantearemos en cada caso y cuáles son las técnicas más adecuadas para lograrlos.

¿Cuál es el primer paso?

La entrevista clínica constituye el primer paso para la valoración del suelo pélvico. Consiste en una serie de preguntas que realiza el Fisioterapeuta acerca del motivo de la consulta, los antecedentes médicos del paciente, su profesión y deportes que realiza, así como los síntomas que sufre entre otras cosas.

Exploración física

Cuando terminamos la entrevista ya tendremos una ligera idea de cual es el problema principal que debemos tratar. No obstante es necesario continuar la valoración con una exploración física del paciente en la camilla. Primeramente realizamos una exploración visual. Es importante observar aspectos cómo el estado de la piel, si existen cicatrices de episiotomías o desgarros perineales, etc. Después llevamos a cabo una palpación de la musculatura del suelo pélvico externamente, y si fuese necesario internamente. La palpación del tono perineal y la valoración muscular nos da mucha información sobre:

  • La fuerza de nuestro suelo pélvico.
  • La resistencia, es decir, el tiempo máximo que la persona es capaz de mantener la contracción del suelo pélvico hasta que los músculos se cansen.
  • La velocidad a la que es capaz de contraerse.
  • La existencia de puntos de tensión o contracturas musculares.

Además, debido a su relación biomecánica con el suelo pélvico se valorará el abdomen (cicatrices, debilidad, diastasis abdominal,etc.). Para entender la relación entre el abdomen y el suelo pélvico imaginémonos que nuestro tronco es una caja. La tapa de arriba sería nuestro diafragma y la tapa de abajo nuestro suelo pélvico. Dentro de esta caja estarían todos nuestros órganos. La pared de delante de la caja sería nuestro abdomen y la de detrás nuestra espalda. Pues bien, todo lo que ocurra en cualquiera de las tapas o las paredes va a afectar al resto de partes de la caja. Por este motivo necesitamos valorar cómo se comporta nuestro abdomen y nuestra columna y descartar que haya cualquier tipo de disfunción en ellos.

¿En qué casos debemos valorar nuestro suelo pélvico?

  • Cuando existe una debilidad.
  • Durante o después del embarazo.
  • Durante la menopausia.
  • Después de cirugías en la vejiga, útero, abdomen…
  • Cuando tenemos un prolapso.
  • Después de cirugías de próstata, cuando existe incontinencia o disfunción eréctil.
  • Mujeres deportistas.
  • Casos de estreñimiento crónico.

Dentro de una valoración fisioterápica existen muchos más aspectos a tener en cuenta pero, en términos generales, estos son los más destacados en una valoración general del suelo pélvico. Es importante saber que cada paciente necesita una valoración y un tratamiento individualizados. La valoración siempre se debe realizar con un total respeto hacia la intimidad del paciente y en ningún caso produce ningún dolor. En la salud siempre en mejor prevenir que curar, por eso os animamos a que si estáis embarazadas, acabáis de dar a luz, tenéis incontinencia, os han diagnosticado un prolapso, etc. acudáis a un Fisioterapeuta especialista en suelo pélvico que os valore.

Compartir Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

2 Comentarios en “Valoración del suelo pélvico: ¿en qué consiste?