Objetivo: recuperar el abdomen después de dar a luz


fisioterapia_abdomen_postparto_suelo_pelvico_coruna

Después de dar a luz la mayoría de las mujeres desean recuperar su figura lo antes posible y principalmente su abdomen. Éste es uno de los motivos de consulta más frecuentes cuando quedan abdómenes flácidos y abombados. Pero a parte del aspecto estético lo importante es conseguir que nuestros músculos abdominales funcionen de una forma adecuada para proteger a nuestra espalda y nuestro suelo pélvico. 

Durante el embarazo aparece de forma natural debido al crecimiento de la barriga una separación de los músculos rectos del abdomen. Esto se denomina diástasis abdominal y por lo general, desaparece en los primeros meses después del parto. Sin embargo, hay que destacar que en un 30% de las mujeres persiste en el posparto.valoración_diastasis_palpación_sandramartínezbustelo_coruna

Con la Fisioterapia podemos prevenir su agravamiento durante el embarazo, preparando el abdomen de cara al momento del parto y posparto para que sufra lo menos posible. En los casos en los que la diastasis persiste en el posparto la Fisioterapia es clave para volver a restaurar la función de estos músculos. Siempre debemos empezar por los músculos más profundos (transverso del abdomen) y progresar hacia los más superficiales (oblicuos y recto anterior). Los ejercicios abdominales clásicos no están indicados en esta etapa ya que provocan más perjuicio que beneficio sobretodo en el suelo pélvico. Después de la cuarentena, los ejercicios recomendados serán aquellos que no provoquen excesiva presión sobre el abdomen y el suelo pélvico, cómo los Hipopresivos (descritos por el Dr. Marcel Caufriez) o depresivos (contracciones del transverso del abdomen).

La diástasis abdominal puede ir acompañada de una ruptura del tejido fascial ocurriendo lo que se denomina hernia abdominal. Se puede visualizar cómo un abombamiento en la línea media del abdomen cuando, por ejemplo, levantamos la cabeza estando tumbados. La más frecuente es la hernia umbilical, es decir, la que se localiza a la altura del ombligo. En estos casos se suele requerir la valoración de un médico especializado que determine el tratamiento más adecuado. No obstante la Fisioterapia es siempre beneficiosa cómo tratamiento pre y posquirúrgico para mejorar la funcionalidad de la musculatura abdominal.

Después de dar a luz siempre es recomendable que un Fisioterapeuta especializado en suelo pélvico valore nuestro abdomen, pelvis y suelo pélvico. De esta forma nos aseguramos de si nuestro cuerpo está en las condiciones adecuadas para retomar determinadas actividades como por ejemplo el deporte. Si te ha gustado este artículo, lo has encontrado útil y además crees que puede ayudar a más mujeres, compártelo en tus redes sociales.

Compartir Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *