Consejos para el postparto inmediato


suelo_pelvico_coruna_postparto_inmediatoSi acabas de dar a luz ¡Felicidades!. Ahora entras en una nueva etapa maravillosa y llena de cosas por descubrir. Recuerda la importancia de que te sigas cuidando a ti misma, además de cuidar al peque que acaba de nacer. Seguro que en las clases de preparación al parto te han comentado un montón de cosas sobre cómo será tu recuperación. Pues bien ha llegado el momento de comenzar a recuperarse y prevenir la aparición de dolores. Aquí tienes algunos consejos para empezar:

  1. Controla tu postura, intenta mantener la espalda erguida y recta tanto cuando estés sentada, de pie o dándole el pecho al bebé.
  2. Evita cargar pesos en la medida de lo posible.
  3. No realices ejercicios abdominales tradicionales. Este tipo de ejercicios abdominales generan mucha presión sobre los músculos del abdomen y suelo pélvico.
  4. Pasadas 48 horas del parto, si no ha habido ninguna complicación, puedes comenzar a hacer ejercicios voluntarios de la musculatura del suelo pélvico (Ejercicios de Kegel). Al principio te costará identificarlos e incluso puede ser que no seas capaz de mantener la contracción tanto tiempo como antes, no te preocupes es normal.
  5. Protege tu suelo pélvico y abdomen contrayéndolos voluntariamente antes de toser, estornudar, coger a tu bebé…tal y cómo has aprendido durante el embarazo.
  6. Debes levantarte y acostarte de lado en la cama ayudándote de los brazos, para evitar un aumento de la presión sobre tu abdomen y periné.
  7. Si aparecen dolores en la espalda, pelvis o incluso en el “cóccix” (parte final de la columna) consulta a tu médico, matrona o fisioterapeuta.
  8. Evitar la inmovilización para no provocar problemas vasculares. Mantente activa en la medida de lo posible realizando ejercicios circulatorios, mueve los pies llevando las puntas hacia arriba y hacia abajo y/o haz círculos durante 2-3 minutos.
  9. Cuidado con el estreñimiento, este puede provocar mucha presión sobre la musculatura perineal. Adopta una postura correcta en el retrete que favorezca la evacuación. Si apoyas los pies sobre un banquito, tus rodillas quedarán más altas que las caderas. Además de esto, coloca tu columna recta y ligeramente inclinada hacia adelante esto favorecerá que vayas al baño con el menor esfuerzo posible. Debes intentar respirar con normalidad frunciendo los labios, sin empujar ni aguantar el aire.
Compartir Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *